BAJANDO LAS TENDENCIAS DE LAs DIETAs MÁS POPULARes: PALEO, KETO...

Hay muchas maneras de llevar una dieta saludable: puede depender de dónde vive, qué está disponible, la época del año, qué tan activo es físicamente y cómo te hace sentir (entre otras cosas).

La era de la información significa que hay una gran cantidad de recursos para una alimentación saludable y también significa que es fácil sentirse abrumado o confundido acerca de cómo se ve una dieta saludable.

PALEO

De acuerdo con el autoproclamado fundador de la dieta paleo; paleo se basa principalmente en los alimentos que estaban disponibles para los humanos en la era paleolítica. PROMUEVE el consumo de verduras, frutas, nueces, raíces, carnes y vísceras, aceites de frutas (como el aceite de oliva, coco y palma), pescado y huevos. Paleo también aboga por la eliminación de alimentos procesados, conservantes, cereales, legumbres, lácteos, azúcar refinada, papas, aceites refinados y sal.

Pros:

Fomenta la eliminación de alimentos procesados, lácteos, azúcar refinada y generalmente promueve una dieta de alimentos integrales.

Contras:

La investigación no es suficiente para respaldar esta dieta.

Hay un número limitado de ensayos clínicos controlados que comparan la dieta paleolítica con las dietas aceptadas.
Existe preocupación por la salud ósea a largo plazo debido a las fuentes de calcio inadecuadas.
Existen limitaciones en los estudios paleo y los resultados deben considerarse con cautela. Esta dieta puede ser “pesada en carne”, lo que puede generar preocupación por su impacto ambiental, incluido el abastecimiento de alimentos, la calidad y el uso del agua, así como las emisiones de CO2.

KETO

La dieta cetogénica es menos acerca de lo que come, per se, y más acerca de alcanzar un estado biológico específico conocido como cetosis o cetoacidosis. Esta dieta se enfoca en la ingesta de grasas, lo que representa hasta el 90% de la ingesta calórica. Esto obliga al cuerpo a depender de los cuerpos cetónicos, que el hígado produce a partir de la grasa almacenada, como combustible.

Pros:

Puede ayudar en la pérdida de peso.

Contras:

Poca investigación sobre los efectos a largo plazo para la población general. La mayoría de las investigaciones científicas sobre ceto están dirigidas a las personas con enfermedad renal o niños con epilepsia.
Limita o incluso elimina la fruta. Esta es una gran bandera roja para mí como nutricionista; ¡Las frutas son algunos de los alimentos más densos en nutrientes del planeta!
Solo se han estudiado los efectos a corto plazo de esta dieta, aún se desconocen las implicaciones a largo plazo para la salud.
Los efectos secundarios pueden incluir: náuseas, vómitos, dolor de cabeza, fatiga, mareos, insomnio, dificultad para tolerar el ejercicio y estreñimiento.
Los efectos adversos a largo plazo pueden incluir: esteatosis hepática, hipoproteinemia, cálculos renales y deficiencias de vitaminas y minerales.

Sé consciente de tus otras dolencias. Este protocolo está contraindicado en pacientes con pancreatitis, insuficiencia hepática, trastornos del metabolismo de las grasas, deficiencia primaria de carnitina, deficiencia de carnitina palmitoiltransferasa, deficiencia de carnitina translocasa, porfirias o deficiencia de piruvato quinasa.

No podría despedirme sin dar un grito a mi dieta favorita fácil y científicamente respaldada;  es simple: come todas las plantas de una variedad de fuentes: granos, tuberculos, menestras en correctas proporciones.