Inflamación

La inflamación a menudo se describe como una sensación de fuego interna en el cuerpo. ¡No alimentes el fuego!

Hay formas de luchar contra el fuego y aliviar el dolor!
Todos hemos escuchado esta palabra al menos una vez en nuestras vidas; pero ¿realmente la entendemos? Una cantidad normal de inflamación es vital para ayudar a combatir las bacterias, los virus y los traumatismos, como dolor de garganta, sarpullido, urticaria o un esguince o distensión de, por ejemplo, un tobillo.

La inflamación crónica se ha relacionado con afecciones como dolor crónico, fibromialgia, enfermedades del corazón, asma, diabetes, obesidad, demencia, depresión, cáncer, autismo, artritis y muchos otros tipos de trastornos autoinmunes.

¿Cómo sabemos cuándo tenemos inflamación?
La verdadera preocupación no es la forma aguda de inflamación que acabo de describir, sino el efecto más crónico que persiste en nuestro cuerpo y afecta los órganos, las articulaciones, los músculos y los tejidos y hasta nuestro nivel celular. Podemos sentirnos sanos por un período de tiempo, pero esta inflamación latente nos lleva a estar funcionalmente enfermos.

¿Cuáles son las diferentes causas de la inflamación?
Algunas causas de inflamación crónica están relacionadas con:

1. Intolerancias a los alimentos y mala alimentación (principalmente azúcar, harinas refinadas, alimentos procesados ​​y otros alimentos desencadenantes inflamatorios que son diferentes en función de los casos individuales). Las intolerancias alimentarias comienzan en el intestino, causando inflamación en el revestimiento intestinal creando un síndrome del intestino permeable. En estos casos, la digestión se ve afectada y la absorción de nutrientes se ve afectada negativamente.

2. Toxinas y factores ambientales (mercurio, pesticidas, mohos, bacterias, levaduras, parásitos, virus a los que estamos expuestos diariamente). Las toxinas mencionadas anteriormente, junto con factores tales como exposiciones ocupacionales o enfermedades de la infancia que se vuelven ocultas o crónicas provocan inflamación.

3. ESTRÉS creo que todos conocemos esta palabra muy bien. El estrés de nuestra vida cotidiana sin liberación como el ejercicio, la meditación, las artes marciales, el yoga, cualquiera que sea su forma preferida de compromiso físico y mental puede avivar el fuego de la inflamación.


4. Genética. sí tienes genes que encienden y apagan la inflamación y las respuestas inflamatorias en tu cuerpo; estos genes pueden ser activados o desactivados por una dieta deficiente, toxinas y estrés. No se trata de cambiar tu ADN; se trata de mantener un estilo de vida saludable y tomar las vitaminas y minerales adecuados para evitar que estos genes causen enfermedades y enfermedades crónicas.

¿Cómo controlamos la inflamación?

  • Identificar los factores desencadenantes y las causas principales , ayudando de forma natural al equilibrio y restablecimiento del sistema inmunitario del cuerpo al proporcionar una condición óptima para que prospere son los pasos a seguir para controlar la inflamación.
  • Una alimentación basada en alimentos integrales y evitar alimentos OMG como el maíz, la soya, el azúcar, el aspartame y los lácteos.
  • Actividad física todos los días durante al menos 30-60 minutos mientras también incorpora yoga y meditación para calmar la mente y el cuerpo.
  • Tomar vitaminas y los minerales adecuados para mantener tú cuerpo prosperando a un nivel óptimo y evitar cualquier deficiencia.

Cómo enfriar naturalmente la inflamación?

  • Las pruebas de intolerancia a los alimentos y las dietas de eliminación que utilizan el conocimiento del paciente con un diario de alimentos pueden ayudar a identificar los factores desencadenantes.
  • Mantener una alimentación basada en alimentos enteros como mencioné con alimentos inflamatorios bajos naturalmente enfría las respuestas inflamatorias.
  • Prueba de metales pesados, mohos y cándida junto con protocolos de desintoxicación simples y efectivos para satisfacer sus necesidades individuales.
  • Incorporando nutracéuticos para ayudar a desintoxicar de forma natural y segura desde el intestino al nivel celular para proporcionar ese equilibrio armonioso.
  • La acupuntura, ayuda a eliminar el estrés y armonizar el cuerpo mediante la estimulación del sistema nervioso para liberar sustancias químicas en los músculos, la médula espinal y el cerebro; estos químicos desencadenan la liberación de sustancias bioquímicas y hormonas que influyen en el sistema regulador interno del cuerpo, lo que ayudará al cuerpo a hacer lo que debe hacer: sanar por sí mismo.