NO Bajas de Peso?!

Ya sea que querramos bajar de peso o simplemente mantenerlo, existen factores que pueden frustrar las mejores intenciones.

¡Averigua cuáles son!

Seamos honestos, la mayoría de nosotros queremos bajar algunos kilos, en la búsqueda del "peso ideal", muchos nos centramos en la estrategia tradicional; pero ineficaz a largo plazo, de calorías y calorías, junto con el aumento del ejercicio. Si bien esto podría funcionar a corto plazo, no proporcionará éxito o felicidad a largo plazo.

Otro problema con el método de calorías in / calories out es que no considera otros elementos claves que podrían no solo afectar negativamente la salud; sino que también pueden causar aumento de peso ó frenar la pérdida del mismo .

A continuación, exploraremos algunos de los principales factores desencadenantes que podrían explicar por qué no podemos deshacernos de esos kilos de más que estamos tratando de perder.

Sedentarismo.-

Los estudios indican que aquellos que son moderadamente activos con más frecuencia a lo largo del día de forma regular son más saludables y pierden más peso que las personas que hacen una sola ráfaga de ejercicio. Entre trabajos de escritorio, conducir, relajarse, mirar televisión, trabajar en la computadora y todo lo demás en nuestro mundo moderno, somos mucho menos activos de lo que a veces nos damos cuenta. Esto se puede remediar asegurándonos de hacer ejercicio regularmente y estar levantados y moviéndonos diez minutos cada hora.

Stress.-

Cuando estamos estresados, especialmente bajo estrés crónico, nuestro cuerpo no funciona de manera óptima. El estrés crea un desequilibrio que arroja los sistemas naturales del cuerpo, que prosperan cuando están en homeostasis. Cuando estamos estresados, aumentan nuestros niveles de cortisol, que es una hormona de almacenamiento de grasa. En general, cuando estamos estresados no digerimos, lo que significa que no estamos tan nutridos, tendremos más inflamación, retendremos más agua y perderemos la flora intestinal. Además, cuando estamos estresados, no dormimos tan bien, no tenemos tanta energía o motivación (por no mencionar la fuerza o la resistencia). Tendemos a tener más antojos, aumento del apetito.

Tener los niveles de estrés bajo control debería ser el primer foco de atención de cualquier programa de pérdida de peso o salud si desea tener un verdadero éxito.

Alergias –Intolerancias Alimentarias .-

El hecho de que algunos alimentos sean en general saludables, como lácteos orgánicos con cepas o brócoli crudo, no significa que nuestro sistema maneje esos alimentos de la manera que debería. Por cualquier razón, ya sea un microbio intestinal desequilibrado, una enfermedad autoinmune, intestino permeable u otros problemas similares, comer alimentos que causan intolerancia o alergias conduce a una falta de nutrición verdadera, aumento del estrés en el cuerpo e inflamación. Cuando esto sucede, tendemos a sentirnos más hinchados, a retener agua, a tener estreñimiento y a experimentar otros síntomas que no solo son signos de falta de nutrición, sino que también obstaculizan los esfuerzos de pérdida de peso.

Cuerpos Tóxicos.-

Cuando no nos centramos en la fuente y la calidad de nuestros alimentos, sino en el número de calorías, es probable que consumamos muchas toxinas en forma de malos aceites, conservantes, colorantes y más. Si combina esas toxinas con medicamentos, estrés, agua o aire contaminados y otras fuentes comunes de toxinas adicionales, es fácil ver cómo la mayoría de las personas son probablemente tóxicas en un grado u otro. Cuando somos tóxicos, vamos a tener más dificultades para perder peso, debido a que nuestros depósitos de grasa son uno de los lugares más seguros para que el cuerpo almacene toxinas peligrosa. El cuerpo no quiere soltar la grasa tóxica en un esfuerzo por protegerse. Esto significa que cuanto más tóxico sea tu cuerpo, más difícil será perder la grasa. Además, cuando eres tóxico, tiendes a retener más agua, tienes más desequilibrios hormonales, tienes menos energía y otros problemas que pueden influir en la salud y la pérdida de peso.

Flora Desequilibrada.-

Las buenas bacterias (probióticos) dentro y sobre nosotros son clave para la salud, la vida y para la de pérdida de peso. Si flora está fuera de control por alguna razón (estrés, mala alimentación, medicamentos), entonces el cuerpo no podrá controlar el peso adecuadamente. Si están buscando mejorar su salud y bajar de peso, el intestino y el microbioma es uno de los primeros lugares donde buscar.

Azúcar (o reemplazos de azúcar).-

Esto puede ser más difícil de lo que algunas personas se dan cuenta. Debido a los azúcares ocultos y otras tácticas tan astutas, terminamos consumiendo mucha más azúcar procesada de lo que probablemente nos demos cuenta. El azúcar frustra los esfuerzos de pérdida de peso y conduce a una lista de otros problemas, especialmente las versiones más procesadas, como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. ¿Quieres bajar de peso? ELIMINA a los azúcares añadidos y procesados!